lunes, 23 de abril de 2012

Un libro, una rosa y un dragón

Hoy, 23 de abril, se celebra el Día Internacional del Libro. Esta celebración instaurada en 1995 por la UNESCO busca fomentar la lectura y la industria editorial, y coincide con el día de Sant Jordi, en el que es costumbre que las mujeres reciban una rosa de su amado y ellos sean recompensados con un libro.

A continuación, repasemos sobre los orígenes de esta doble celebración, donde los libros son los protagonistas.


El Día Internacional del Libro

El Día Internacional del Libro es una conmemoración celebrada a nivel internacional con el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. Aunque ya varios países hacían esta celebración desde principios del siglo XX, es recién en 1995 que es promulgada oficialmente por la UNESCO.

El 23 de abril es un día simbólico para la literatura mundial ya que ese día en el año 1616 fallecieron el español Miguel de Cervantes, máxima figura de la literatura española, el inglés William Shakespeare, máxima figura de la literatura inglesa y el peruano Inca Garcilaso de la Vega, el más emblematico representante del mestizaje hispanoamericano.

Aunque para ser exactos Cervantes falleció el 22 y fue enterrado el 23, mientras que Shakespeare murió el 23 de abril del calendario juliano, que corresponde al 3 de mayo de nuestro calendario actual (gregoriano).



El Día de Sant Jordi

El Día de Sant Jordi se basa en una antigua tradición muy arraigada en la sociedad catalana. Cuenta la historia que había una vez un dragón que vivía en un lago al lado de una pequeña ciudad y su presencia tenía atemorizada a toda la población. Para evitar su ira, los ciudadanos decidieron llevarle cada día dos ovejas como ofrenda.

Pero las ovejas se acabaron y el cruel monstruo amenazaba con atacar y arrasar toda la población. Por eso el rey ordenó que se elegiría diariamente al azar un habitante de la ciudad para entregárselo a la fiera. Hasta que un día, le tocó a la hija del rey.


La princesa resignada fue a encontrarse con el dragón para ser devorada. El animal arremetió contra ella pero justo en ese momento apareció un caballero para enfrentársele. Lucharon hasta que el dragón cayó abatido por la espada del caballero, que no era otro que Sant Jordi.

"San Jorge matando al dragón" grabado de Alberto Durero



La sangre del dragón regó la tierra, y en su lugar crecieron bellísimas rosas. Sant Jordi obsequió una de estas a la princesa. En recuerdo de esta historia desde el siglo XV existe la tradición de la rosa como presente del día de Sant Jordi.

En cambio lo de regalar un libro es más reciente. En 1930 en España se estableció el 23 de abril como el Día del Libro. Sin embargo, con el tiempo la celebración fue desapareciendo, aunque se mantuvo en especial en las ciudades sede de Universidades, como Barcelona. Con el tiempo, en Cataluña el Día del Libro se mezcló con el Día de Sant Jordi y se hizo tradicional el regalo de rosas y libros entre parejas y personas queridas en esa fecha, convirtiéndose en una de las fiestas populares más celebradas.


Que buena costumbre la de los catalanes ¿no?. Ojala se expanda por todo el mundo. Por lo pronto yo envio mi rosa hasta un lejano país del norte... ¡Y a todos ustedes les deseo que reciban muchas rosas y libros!

2 comentarios:

  1. Ay que lindo que rosas a una dama en otro país, el amor rompe fronteras!!!!

    ResponderEliminar

¡Anímate y deja tus comentarios! Muchas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...